PINZAS DE DEPILAR RUBIS

Rubis es una de las empresas líderes en fabricación de útiles médicos, cosméticos, relojes e industria electrónica.

Las primeras pinzas Rubis fueron creadas para la relojería, para colocar las piedrecitas de Rubí en los relojes, el nombre de Rubis como ven, es un sinónimo y una referencia mundial de la autentica calidad suiza.

Siempre están pendientes de la innovación, con nuevos materiales, tecnología y diseño. Todos los productos están realizados a mano, con el mejor acero, durante todo el proceso de fabricación el producto es testado y controlado repetidamente y no salen de producción hasta que se consigue el máximo nivel de calidad, por ello en concreto sus pinzas de depilar, son para nosotros también las mejores del mercado.

La pinza clásica con varias puntas a elegir, es perfecta tanto para uso profesional de la estética como para su uso personal.

Las puntas son muy finas, tanto que depila el vello más corto, ese tan feo que empieza a nacer y se ve tanto, con su boca puede levantar a su vez el vello incrustado bajo la piel. Recta o sesgada o de punta, en infinidad de colores y modelos, inoxidables, el modelo Ion es ideal para la esteticien pues se puede esterilizar, es de acero quirúrgico y anti oxido, anti bacterias…

La de punta aguda es una punta especial para sacar el vello incrustado bajo la piel, pero también puede usarse para cualquier trabajo de precisión, como el diseño de uñas, para poner piezas, brillantes o pegatinas decorativas, también las hay con lupa incluida.

La precisión es imprescindible para arrancar el vello de raíz, sin cortarlo ni romperlo, retrasando así su crecimiento.

Sus puntas cierran a la perfección.

Un punto muy interesante es que cuando dejan de agarrar el vello bien, por desgaste, lo cual ocurre muy tarde en el tiempo, o por una caída de punta, se pueden repasar, eso si asegúrese que el profesional del afilado sepa cómo hacerlo y una vez repasada vuelve a funcionar a la perfección, en comparación con otras pinzas es un gran punto pues se ahorra tener que ir comprando pinzas cada vez, lo que se invierte en un principio se revierte después.

Tiene un gran balance de peso, ergonomía, y maniobrabilidad gracias a su gran fabricación, son las preferidas como ya decíamos por los profesionales, la famosa maquilladora Bobbie Brown es una de ellas, las llama “el Ferrari de las Pinzas”.

Llevan un tapón protector para proteger las puntas después de cada uso, algo muy útil, pues aunque son resistentes, su caída accidental puede comprometer su funcionalidad, igual que ocurre si se caen las tijeras de peluquería o los alicates de cutículas.

Unas Rubis son una pequeña inversión para una gran prestación.

Los comentarios están cerrados.