El Conflicto del Idioma siempre está Presente

El mundo del cine y la televisión han cambiado mucho en los últimos años, cada día nos sorprenden con nuevas producciones, más complejas en todos los sentidos, historias, escenas y diálogos que impactan, así como efectos especiales fantásticos.

Pero aunque el cine y la televisión son una maravilla, brindan horas de entretenimiento y contribuyen al esparcimiento de quienes los disfrutan, existen algunos problemas, principalmente el del idioma, y es aquí en donde se entra en conflicto con la audiencia.

Algunos prefieren las películas o programas en sus idiomas originales, con subtítulos, mientras otros prefieren verlas dobladas, así no tienen que leer nada, y pueden disfrutar completamente la película o programa de televisión.

Para los que son realmente fanáticos, es decir, los cinéfilos más puristas, no aceptan siquiera la idea de ver una película doblada, para ellos el ver una película en su idioma original es algo sagrado, escuchar todas las palabras en la voz original de su artista favorito, sin perderse de nada.

Ya que cuando se coloca otra voz en el doblaje, se pueden llegar a perder ciertas características, ya que cada intérprete puede transmitir diferentes tonos, sentimientos o hacer diferentes énfasis en los diálogos.

El Doblaje sigue Siendo el Preferido

De acuerdo con algunos estudios, se ha determinado que el contenido doblado sigue siendo el preferido por la audiencia, aunque el contenido subtitulado tiene sus adeptos y no se queda atrás con una 40% entre la audiencia.

Está claro que el público prefiere ver sus películas o programas favoritos dobladas en su idioma; ya que en la versión doblada se debe hacer un esfuerzo intelectual menor, esto debido a que el público solo debe concentrarse en lo que está viendo.

Esto sumado a que la mayoría ha crecido viendo películas y series dobladas, por lo que ya están acostumbrados a ello y les parece que sus personajes suenan mejor doblados.

Sin embargo no sería prudente asegurar si es mejor ver contenido con doblaje, ya que al final de cuentas, esto estará determinado por el gusto del público; por ejemplo, en el caso de películas animadas, lo mejor es una película doblada, ya que generalmente los niños no leen.

Y los que sí pueden leer, no lo hacen en la velocidad adecuada para poder leer y entender todos los diálogos, para un niño sería muy frustrante ver una película subtitulada porque no entiende nada.

Los comentarios están cerrados.